Despedida

Nos conocimos en el tiempo exacto sin pretender nada, te empecé a cortejar dedicándote un puñado de mis letras, me empezaste a enamorar con tu sensualidad, con esa ceja que levantas cuando miras y con tu manera tan directa al decir las cosas.

Podíamos pasar un día entero hablando,  la necesidad de saber de ti ya era incontrolable, pasamos del Te Quiero al Te amo sin darnos cuenta, las heridas del pasado comenzaban a desaparecer.

Los planes tomaban forma, el sueño de estar juntos estaba tan cerca que lo sentíamos respirar, hasta que un día mis fantasmas de repente aparecieron, el miedo, los celos infundados me hicieron perderte, te provoque lágrimas con mis palabras, mis famosas “palabras asesinas”.

Con el tiempo intente recuperar tu amor, nos hicimos más amigos, confidentes de risas, compañeros de lagrimas y ya no hablábamos de amor, pero en mí había una ilusión que confundí con amistad, amistad que tú me ofrecías y no lo entendí o no quise hacerlo.

Me alejo porque yo estúpidamente así lo decidí, más siempre querré saber de ti, aunque tú ya no de mí.

“Seré aire para sentirte, seré sombra para acompañar tus pasos, seré almohada para cuidar tu sueño.”

Hasta el próximo sueño.

Alicia

Su mirada se cruzo con la mía devorando letras,

Sus labios recorrían  mi piel en direcciones alternas,

Su cuerpo hacia presa el mío como si ahí se le fuese la vida,

Su amor lleno mi espacio, su ternura mis días.

 

No supe retenerla teniéndola en mis brazos,

Se me fue de mis besos en la madrugada,

Me colgué de su recuerdo siguiéndole sus pasos,

Ahora no pido tenerle en mi vida,

Sino que se quede en la vida misma.

 

Que su vida pase de lo fugaz a lo efímero,

Que su alma habite su cuerpo cuando sonría,

Que su corazón lata por ver un atardecer

Que su voz diga mi nombre cuando este frente a ella.